Make your own free website on Tripod.com

 

 
 
-
 

-

 

 

-

 

VAMOS MI ECUADOR

 
-

 

 

 

Su poca divulgación les pone en peligro de perderse a través del tiempo, indicamos algunas leyendas dentro de las tradiciones orales de los tsáchilas (colorados).

El Hombre que estaba estudiando para ser shamán

Hace mucho tiempo había un hombre que estaba estudiando para ser shamán, el vivía con su profesor en una casa parada sobre cuatro postes.

Ahí el hombre subido estaba tomando ayahuasca; porque los que aprendían a ser shamanes, tomaban esta bebida.

Mientras tomaba la ayahuasca, había acomodado las piedras sobre la mesa y les estaba echando humo de tabaco.

Entonces un colorado extraño llegó a la casa, de él, y le dijo que le habían enviado al “colorado mano grande” (tigre) para que viniese a matarlo.

Pero el aprendiz y su profesor no le hicieron caso, pensando que era mentira entonces el colorado extraño dijo. El “mancala” cuando canta dice:”care, care”; el “mancala” estaba cantando así, y en una de esas empezó a hablar, y decía “en cuatro patas ya viene, ya viene”. Pero tampoco le hicieron caso entonces el “mancala” les estaba avisándo cuando (el tigre) ya estaba viniendo a la casa. Se oían las pisadas del tigre que corría por la parte delantera de la casa. El aprendiz del shamán se quedó sentado frente a las piedras que estaba en la mesa a ver que pasaba.

El shamán empezó a esparcir con la boca la ayaguasca diciendo no se acercará (el tigre).Y abajo de la casa (el tigre) pasó andando nomás por la tierra sin poder subir. Solo eso pudo hacer.

Los que hicieron la brujería quisieron usar al tigre para que lo devorara, pero no consiguieron su propósito.

Los colorados que le habían hecho esa brujería no pudieron hacer que se comiera al aprendiz del shamán. En esa época con brujería podían matarlos en cambio otros podían defenderse y no se dejaban matar. En ese tiempo así vivían peleando y matándose entre shamanes.

 

INDICE REGRESAR MENU PRINCIPAL


El Colorado que se convirtio en Sol

En los tiempos antiguos, un colorado se convirtió en sol. Al comienzo fue así, cayeron las tinieblas, se decía que el “tigre de la oscuridad” se había comido al sol, después de haberse comido el sol se hizo la oscuridad, era tan oscuro como cuando uno cierra los ojos; así vivían los colorados, en la oscuridad; los colorados no atinaban que hacer, y se quedaban en la casa.

Nada se podía encender, en esa época incluso usaban copal al intentar prender este no se encendía; lo único que se encendía era el tallo de Camacho entonces había que alumbrarse con estos tallos encendidos. Solo se les prendía a los colorados buenos, a los educados. Vivían así, hasta que se pusieron a pensar, a cerca de que era lo que había que hacer, de cómo iban a sobrevivir, así seguían viviendo ellos.

Mientras tanto el “tigre de la oscuridad” que se había comido al sol venía con la intención de comerse a los colorados que vivían en la oscuridad, muy cerca de las casas se oía el ruido de sus pisadas.

Había bastantes ratones, grandes y pequeños, que aprovechaban de los colorados que vivían en la oscuridad, estos animales se comían parte de sus rodillas a los que así vivían; algunos colorados vivían adoloridos. Como vivían así los shamanes pensaron en una solución y se les ocurrió la idea de convertir en sol a un colorado.

En esa época había muchísimos shamanes pero entre ellos había un hijo de madre soltera; este ya era adolescente, a él pensaron convertirlo en sol. Entonces hicieron una ceremonia, alumbrándose con tallos de camacho.

Comenzaron la ceremonia, colocaron las piedras encima de una mesa en el centro de la parte delantera de la casa y bebieron ayahuasca, fuera de esta construyeron una tarima frente a la mesa donde colocaron al colorado que se iba a convertir en sol. Lo habían colocado vestido elegantemente, con pulseras de plata, corona de algodón y ponchito. Los shamanes seguían tomando ayahuasca de pronto el colorado que se iba a convertir en sol empezó a llorar lágrimas luminosas.

Los shamanes seguían tomando la chicha ceremonial, la “urusona” esta bebida llevaban y le daban al que se iba a convertir en sol,y el les dijo, a los demás colorados cuando ustedes se hayan ya convertido en polvo, yo en cambio seguiré igual que ahora”, diciendo eso, lloró, lloró con lágrimas luminosas. Así estaba el, derramando lágrimas luminosas.

Así siguieron hasta que llegó la hora de hacerlo subir a los cielos, y la ceremonia se la realizó con mas intensidad; Para eso los shamanes habían transformado en mula un poco de plata que tenían ellos y la mula se la puso en el camino del sol, las riendas y la montura del animal eran de plata y el camino donde estaba parada también era de plata, esa mula era para que el colorado convertido en sol la monte, entonces subió tanto que se perdió de vista al siguiente día amaneció como cualquier mañana con los gallos cantando.

El amanecer fue normal, pero aunque había claridad, estaba como nublado, pasaron tres días así, sin brillo del sol; los días eran tristes amanecía y anochecía, durante esos tres días comenzó a brillar el sol, hacía tanto calor que era inaguantable.

Entonces los shamanes se pusieron nuevamente a pensar, sobre como iban a poder aguantar tanto calor; y se dieron cuenta de que como el colorado convertido en sol tenía dos ojos y alumbraba con ambos, entonces lo que había que hacer era de que el abriera un solo ojo. Así conversaron y entonces le hicieron perder uno de los ojos y que así anda el sol ahora. También decían que hay doce trampas puestas, para atrapar perdices, si (el sol) no se las da (al “tigre de la oscuridad”), este se lo comerá a ese colorado convertido en sol.

El “tigre de la oscuridad” está en el sitio de la décima segunda trampa; a ese sitio los shamanes lo llaman la “curva del sol”, ahí está (el “tigre de la oscuridad”) con las fauces abiertas, si el sol llega a pasar por ahí sin llevar perdices, se comerá al colorado – sol, pero en cambio si ( el sol) ha cogido perdiz pasará botándosela al tigre, que está ahí con las fauces abiertas y entonces este no devorará ( al sol).


Por eso el sol va revisando cada trampa, a veces encuentra en la primera trampa, a veces en la segunda, a veces en cualquier otra anterior a la décimo segunda. Entre los colorados se dice que el sol llora, cuando cerca de las doce lloviznas, dicen que el sol no ha de haber encontrado perdices en las trampas, y por eso está llorando el sol, de miedo de morir devorado por el “tigre de la oscuridad”, porque el sol tiene que entregarle perdices al tigre. A veces las encuentra en la última trampa. El sol pasa arrojándole perdices al tigre y se va, así ocurre.

Así cuentan que antiguamente los shamanes hicieron un nuevo sol.

INDICE REGRESAR MENU PRINCIPAL


El Muerto que regreso

Una mujer tenía una hija y había un joven colorado enamorado de ella el construía una casa solito. El pidió la mano de ella y no le dieron. La pidió pero no se la dieron. Entonces el joven huyó a la selva enojado y allí murió. El joven cumplió un mes de muerto.

Entonces la chica se fue a recoger hojas y el muerto había estado parado a la salida de la puerta espiando. el la fue siguiendo. Entonces la chica y el muerto se encontraron ella uyó; la chica regresó y se lo contó a la madre:”Ha regresado el colorado ese ha regresado”.

Entonces la madre se enojó, diciéndole:” ¡Que me vienes a decir, que va a regresar”!. Después de decir esto, se fue a ver si era cierto.

La chica había dicho:”Mamá, el está igualito, está igualito, solo la nariz está un poquito podrida”.la mamá se enojó porque no creía y se fue a ver que pasaba. Para eso, el espíritu del muerto había tomado la forma de un tigre y se había ido del sitio donde se encontró con la chica; donde estuvo el espíritu-tigre.

La mamá regresó enojada con la hija. Cuando la mamá llegaba a la casa la chica salía a bañarse. La chica tenía apariencia pegajosa; sucia con cosas podridas adheridas y el cuerpo como mojado; la chica estaba sentada bañándose y la mamá le reto.

La chica respondió:”Mamá, está igualito, no le ha pasado nada, es el mismo”. Así estuvieron discutiendo hasta que llegó la noche. A la media noche la chica cayó con fiebre. No demoró mucho a los dos días en morir de esa fiebre.

INDICE REGRESAR MENU PRINCIPAL


Al Hombre que le picó la culebra

Los shamanes peleaban en plena tarea de brujería, se mataban entre si, a uno de ellos lo echaron” hierba olvidona”, él no recordó nunca más como hacer la brujería y a su gente le mandaron al pueblo regresaron por la casa del shamán, les cogió ahí la noche, el brujo les dijo que duerman en su vivienda, conversaron largas horas, uno de ellos le dió tabaco al shamán, era un cigarro en forma de rabo de mono, el shamán lo fumó absorbiendo con fuerza; los visitantes comentaron que lo hizo bien, de pronto el shamán se durmió y gritó, en medio del susto de los huéspedes, salieron corriendo de la casadel shamán, pese a ser de noche, al otro día regresaron para ver el estado del brujo, lo encontraron muerto entonces se dieron cuenta que ellos estaban embrujados y para morir rápido, lloraron de penar, vivieron tres meses, quedó con vida uno solo, quien un día decidió ir a pescar los familiares decidieron acompañarlo, llegaron al lugar, levantaron un campamento, el cortaba el bijao para la cubierta, de pronto una culebra le picó, le pidió a la mujer que no llorase, que sólo lo haga cuando estén cerca de la casa, cuando llegó al platanal, la esposa lloró abundantemente, entonces sopló un fuerte ventarrón que tumbó todas las plantas y el peso mató a todos ese día.

 

INDICE REGRESAR MENU PRINCIPAL